16/12/10

El trabajo de la gramática desde el punto de vista del profesor



No queríamos dar comienzo al Encuentro Práctico sin colgaros las últimas preguntas que nos envía Francisco Matte Bon sobre la enseñanza y el aprendizaje de la gramática:
  1. Muchos de los fenómenos gramaticales de los que nos ocupamos en los cursos tienen, aparentemente, diferentes facetas. ¿Por dónde conviene empezar en las explicaciones? ¿Con qué criterios se ordenan esos aspectos para conseguir una presentación del fenómeno que sea didácticamente eficaz?
  2. ¿Qué relación debe haber entre la teoría y la práctica en el trabajo sobre la gramática?
  3. Relación escrito-oral en el trabajo sobre la gramática.
  4. Relación entre la lengua del estudiante y la lengua extranjera: ¿cómo entra este aspecto en un curso de lengua extranjera? ¿Cómo conviene trabajarlo?
  5. ¿Cómo evaluar la competencia gramatical en una lengua extranjera?
¿Te animas a participar antes de que llegue el gran día... ¡mañana! ?

15/12/10

La gramática, el vocabulario y su relación con el mundo



Si te has quedado con ganas de más debate sobre cuestiones gramaticales, Francisco Matte Bon nos sugiere algunas preguntas más en relación con el debate que moderará en el EP:
  1. ¿Qué relación existe entre lo que interpretamos y lo que codifica la lengua (gramática y vocabulario)?
  2. ¿Qué relación hay entre la gramática y el vocabulario? ¿Qué tienen en común? ¿En qué son distintos?
  3. Las lenguas aprovechan los mismos mecanismos en ámbitos muy distintos. Comentar e ilustrar esta afirmación.
  4. ¿En qué consiste la competencia gramatical en una lengua? ¿De qué dimensiones se compone?
¡Anímate y participa!

13/12/10

¿Qué es una tarea digital colaborativa?













Aprovechando que la editorial Difusión ha dado el pistoletazo de salida de su nuevo método (Bitácora) me gustaría repasar, aunque sólo sea someramente, el concepto de tarea con el que hemos trabajado en los últimos años y que tanto se discutió en su momento, al menos en ambientes académicos. Aunque parezca mentira, aún no hemos sido capaces de ponernos de acuerdo en qué es una tarea y qué no lo es y en este sentido el MCER es intencionadamente ambiguo cuando insiste en que

la realización de una tarea por parte de un individuo supone la activación estratégica de competencias específicas con el fin de llevar a cabo una serie de acciones intencionadas en un ámbito concreto con un objetivo claramente definido y un resultado específico (las negritas son mías).

Por su parte Ernesto Martín Peris en ¿Qué significa trabajar con tareas comunicativas? (2004) mantiene que las tareas:
  • proponen la ejecución de una actividad-eje, que requiere el uso de la lengua,

  • crean un contexto en el que adquieren su significado todas las formas lingüísticas que se utilicen,

  • facilitan la actualización de procesos de uso reales,

  • se realizan mediante la cooperación e interacción de los alumnos,

  • se estructuran en fases y pasos sucesivos e interrelacionados y por criterios de orden pedagógico y

  • tanto sus contenidos como sus resultados son abiertos.

Este acotamiento está bastante cercano al planteamiento de seis puntos que Rod Ellis propuso en Task-based language learning and teaching (2003) que insiste en que las tareas:
  • conllevan un plan de trabajo,

  • integran las destrezas,

  • se centran en el significado,

  • parten de un uso real de la lengua,

  • activan procesos cognitivos y

  • se basan en un producto final comunicativo.

¿Cómo se adaptan estas propuestas a la acción digital? ¿son de diferente naturaleza las tareas en red? ¿o en realidad nos encontramos con la misma estructura en un nuevo ecosistema comunicativo?

En resumen ¿cuáles son, en tu opinión, las características fundamentales de una tarea digital colaborativa?

Créditos de la imagen. Este post aparece conjuntamente en franherrera.com y en Encuentro Práctico Barcelona 2010.

Las emociones y su impacto en el aprendizaje



Marta Albaladejo se hará cargo del debate-taller dedicado a la dimensión emocional, y antes de que llegue el gran día nos propone que nos cuestionemos los siguientes puntos:
  • ¿En qué grado el aprendizaje depende de la calidad de la relación alumno-profesor?
  • ¿Es inevitable que las situaciones de aprendizaje (de una segunda lengua) generen frustración? Y si es evitable, ¿de qué depende?
  • ¿Qué actividades de aprendizaje permiten mejorar las competencias emocionales?
Seguro que estas preguntas no te han dejado indiferente. ¿Qué opinas al respecto?