13/12/10

Las emociones y su impacto en el aprendizaje



Marta Albaladejo se hará cargo del debate-taller dedicado a la dimensión emocional, y antes de que llegue el gran día nos propone que nos cuestionemos los siguientes puntos:
  • ¿En qué grado el aprendizaje depende de la calidad de la relación alumno-profesor?
  • ¿Es inevitable que las situaciones de aprendizaje (de una segunda lengua) generen frustración? Y si es evitable, ¿de qué depende?
  • ¿Qué actividades de aprendizaje permiten mejorar las competencias emocionales?
Seguro que estas preguntas no te han dejado indiferente. ¿Qué opinas al respecto?

22 comentarios:

  1. Hola a todos y a ti, Marta:

    Aunque no sé del tema, lo cierto es que me apasiona,por eso estaré sin falta en este debate-taller. Creo que la clave del aprendizaje tiene mucho que ver con la gestión de las emociones.
    A mi modo de ver, la relación profesor alumno puede propiciar o por el contrario perjudicar el aprendizaje. Todo lo afectivo creo que es fundamental. Me gustó mucho en este sentido lo que he leído/oído de Jane Arnold.

    Estoy ansiosa ¿o mejor emocionada? por debatir y discutir estos temas con vosotros.

    ResponderEliminar
  2. Yo también creo que la relación que se establece en el aula entre alumnos y profesores es fundamental en el aprendizaje.
    La confianza y la autoestima también juegan un papel clave en este espacio, de lo que no estoy tan seguro es de cómo podemos trabajar estos aspectos en un aula de LE con adultos.

    ResponderEliminar
  3. LAs pregutnas que propones son muy atractivas. ESpero que podamos salir del taller con respuestas satisfactorias. Es una cuestión que me preocupa como profesora y que no sé cómo gestionar a pesar de llevar años impartiendo clases. ADemás, creo que con los años aumenta la distancia con mis alumnos. Puede parecer una tonteria, pero me cuesta conectar cada vez más con los jóvenes.

    ResponderEliminar
  4. ¿Las "competencias emocionales"? ¿Alguien me puede explicar qué son exactamente?

    ResponderEliminar
  5. me encantaría salir con ideas de cómo trabajar la competencia emocional en el aula. Creo que debe tener que ver con lo que popularmente diríamos crear un buen ambiente de trabajo, ¿no?

    Me parece importante relacionarlo con los roles de profesores y estudiantes en el aula, con la construcción conjunta de conocimientos, la autonomía. Y todo eso. Al final todo está relacionado, ¿no? Me encanta cuando todo liga.

    ResponderEliminar
  6. En mi opinión va un poco más allá de crear un buen clima de trabajo aunque es probable que esto sea lo más visible.

    Creo que tiene que ver con el respeto, con la empatía, con aceptar que nuestro punto de vista es solo una de las posibilidades que existen, con escuchar de verdad sin juzgar, con utilizar un lenguaje que tienda puentes, etc.

    No sé si todo esto foma parte de la competencia emocional...

    ResponderEliminar
  7. Sí, Marga, todo eso tiene que ver con la competencia emocional del profesorado. También nos podemos preguntar cómo podemos contribuir a aumentar la competencia emocional del alumnado...

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado la cita "el secreto de la felicidad está en no esforzarse por placer, sino en encontrar placer en el esfuerzo" (Gide)

    ResponderEliminar
  9. A mi me ha costado encontrar la aplicación directa de lo dicho en la sesión a mi aula

    ResponderEliminar
  10. Aquí un video sobre el "marshmallow test que se mencionó en la sesión (marshmallow es como un caramelo, muy dulce, como una nube (?).

    Muy divertido :-) !!!

    ResponderEliminar
  11. Diver! A mi me gustó también una pregunta de uno de los oyentes: ¿el coaching se puede practicar con un grupo...? ¿O solo es a nivel individual?

    No me quedó claro la respuesta que se dio...

    ResponderEliminar
  12. pues yo creo que la respuesta que ha dado es que depende de cómo se gestione, de la creativida, pero que sí, que en principio sí.

    ResponderEliminar
  13. A ´mí me gustó la idea del compromiso particular de cada uno con pequeños retos, y de cómo el coach va haciendo preguntas para que el otro descubra cómo alcanzar su reto. En este sentido, me parece que una idea básica ha sido que el profesor, ante un conflicto del tipo que sea de un estudiante, debería evitar dar consejos y 'aprender' a preguntar. Y también por otro lado en formación, plantearnos un reto que queramos conseguir y hacernos las preguntas adecuadas que nos lleven a descubrir el modo de alcanzarlo.

    ResponderEliminar
  14. Grupo 1. Pregunta 1:

    Todos estamos de acuerdo en la importancia de la afectividad en el aula y en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Lo que nos planteamos es, ¿cómo conseguirlo sin dar pie a que se sobrepasen los límites del respeto y de la responsabilidad en el trabajo? Es decir, que esta atención a la afectividad, ese “buen rollo”, acabe provocando en el alumno la relajación total en clase.
    Creemos que:
    - Depende de muchos factores individuales, la edad, el sexo, la procedencia, etc.
    - Es igual de importante conseguir un clima afectivo en la relación entre profesor – alumno como entre los propios alumnos, es decir en el aula.
    - Sería bueno que el profesor también mostrara a sus alumnos que él tiene sus sentimientos igualmente y que la buena o mala disposición de los alumnos hacia su asignatura también le afecta.

    Cuando se produce una ruptura o no se llega “tocar” el nivel afectivo puede darse situaciones de bloqueo, frustración, fracaso, etc.

    ResponderEliminar
  15. En la conferencia de Marta Albaladejo me apunté (más bien saqué foto :-)! esta cita: "El 'coaching' consiste en descubrir el potencial de una persona para maximizar su rendimiento. Es más ayudar a aprender, que enseñar" (Timothy Gallwey).

    A mi me encantan las citas (¡y creo que todos los ponentes tendría que incluir unas cuantas...!)

    ResponderEliminar
  16. Veo que ya empezáis cada grupo a incluir vuestras conclusiones. Y que la ponencia no os ha dejado indiferentes... Bueno, eso ya lo vi in situ. Así que me alegro mucho.
    Gracias Tom, por el vídeo, no tiene desperdicio. Y gracias a todos por vuestras aportaciones.

    ResponderEliminar
  17. Jeje, ¿verdad que el video es divertido (aunque no sé si no es también algo cruel :-)! ?

    De hecho lo he utilizado en clase con adultos, siempre genera un debate interesante.

    ¡Lástima que mis propios hijos ya son mayores, si no lo probaría con ellos ,-)!

    ResponderEliminar
  18. Grupo 3. Actividades de aprendizaje que permiten mejorar las competencias emocionales.

    1. Presentación afectiva.Los alumnos completan un documento con frases como: En mi tiempo libre.../ Me gustaría ir a.../ Me encanta.../etc. Más tarde deben encontrar cosas en común.

    2. El espejo. En parejas hablan sobre un tema. No pueden interrumpirse y cuando uno termina, el otro debe resumir lo que ha dicho el compañero y este lo debe aprobar para seguir adelante.

    3. Gracias por... Los alumnos agradecen algo a cada uno de sus compañeros.

    4. Los sentidos. Intercambio de deseos relacionados con los sentidos (ver, oír, oler, gustr y tocar)

    5. El Hada madrina. Cada estudiante escribe tres deseos. El profesor los recoge y los distribuye entre la clase. Tienen que relacionarlos con su autor.

    6. Cámara-café. Aprovechar las pausas delante de la máquina de bebidas para hablar individualmente con los más tímidos y para que el profesor participe como uno más en interaciones espontáneas que surjan.

    7. El escudo de armas. En esta actividad aprendida en un taller de Fernando Trujillo los alumnos tienen que dibujar su propio escudo de armas representando aquello que los identifica y lo que tienen en común.

    8. En las actividades en grupo dejar que sean los propios alumnos los que se pongan un nombre que los identifique y cohesione.

    9. El primer recuerdo. Es una actividad para realizar en parejas, uno cuenta su primer recuerdo y el compañero lo dibuja. Después lo presentan al resto de la clase.

    10. El mapa de mi país. Se pegan en las paredes del aula mapas de los diferentes países representados en la clase. Los alumnos van escribiendo una palabra que relacionan con cada uno de los países. Después deben escribir un texto donde incluyan todas las palabras y presentarlo a la clase.

    11. Presentación del primer día de clase. Los estudiantes hacen un dibujo que los identifique.

    12. Los números de mi vida. Cada alumno hace una selección de los números más importantes de su vida (fechas, edad, número de hijos, hermanos, etc.) Se presentan a la clase que debe adivinar qué significan en su vida.

    13. Soy un experto en ... Actividad que tiene por finalidad fortalecer la autoestima del alumno dándole un espacio a sus conocimientos en otras materias o temas.

    14. Nuestros errores favoritos (Los top 10)
    Se seleccionan los errores que más se repiten en la clase, se registran y se exponen en el aula.

    15. Mi objeto especial. Cada estudiante lleva al aula un objeto especial. El profesor los introduce en una bolsa y cada alumnos cuenta su historia. Luego se exponen todos los objetos y hay que relacionarlos con la historia y el propietario.


    Esther, Julia, Pepa, Nuria, Belen y Reyes

    ResponderEliminar
  19. Hola a todos!
    Un poco tarde, pero ya sabemos lo que se dice, más vale, tarde que nunca... Aquí van también las conclusiones de nuestro debate sobre las actividades que potencian la dimensión emocional, en respuesta a la pregunta número 3.
    Pensamos que son todas aquellas que “ceden el espacio del profesor”, es decir, aquellas en las que el profesor deja de ser el centro:
    Pensamos que es importante, primero, crear vínculos no solo profesor-estudiantes, sino también entre los propios estudiantes. De ahí que creamos fundamental, desde el principio de curso, realizar actividades que contribuyan a conocerse, a crear grupo y que faciliten, posteriormente, el trabajo en pequeños grupos. El profesor, a través de estas actividades podrá descubrir afinidades y evitar conflictos.
    Así actividades en las que los alumnos pueden hablar desde su experiencia personal contribuyen a que piensen que el espacio de la clase es suyo, el reto es que para que resulte igualmente motivadora el profesor proponga un verdadero motivo de escucha.
    Si se proponen juegos, la motivación debe ser intrínseca y no material.
    A pesar de todo, pensamos que si bien con alumnos adultos que han elegido estudiar español (Instituto Cervantes, etc.) esto resulta bastante sencillo, no sucede lo mismo e incluso puede suponer un problema cuando nos encontramos con estudiantes que “no han elegido”, que de algún modo están obligados, como los estudiantes de secundaria.
    Recurrir en estos casos a actividades de búsqueda de información, en las que haya un reparto de roles, quizás utilizando Internet, y en las que para obtener resultados sea necesaria la participación de todos los miembros del grupo.
    Aún así, puede que nos encontremos ante estudiantes conflictivos, que tratan de liderar la clase y que constantemente buscan la provocación y la atención, en definitiva, del profesor. En estos casos, pensamos que quizás la solución serían actividades en las que hubiera una inversión de roles, en las que tengan que asumir responsabilidades que normalmente no realizan, o en las que, por el contrario, se les atribuyera realmente el rol de líder pero que para asumirlo tuvieran que reflexionar sobre las cualidades que debe poseer un líder y los defectos que debe evitar. Se les puede proponer también que asuman ellos el rol del profesor, que sean ellos los que preparen y exploten las actividades, eligiendo lo que quieren llevar a clase, etc. Creemos que este tipo de actividades, en las que el profesor cede completamente su rol a los alumnos les resultan muy motivadoras pues se sienten mucho más implicados en el éxito de la clase.

    ResponderEliminar
  20. Parece que me he enrollado demasiado... :)

    Bueno, el caso, es que me ha tocado hacerlo en dos tandas, aquí va la segunda:
    Del mismo modo pensamos también que resulta fundamental que incluso en la corrección y la evaluación el profesor ceda también su papel, para ser completamente coherente. Pensamos que las actividades de peer correction son fundamentales para desarrollarse, porque se puede aprender de los errores de los demás compañeros, aunque, en ocasiones, el profesor debe luchar contra los miedos y reticencias de algunos estudiantes a que el resto de los compañeros descubran sus fallos, para eso es fundamental que se deje de estigmatizar el error y se entienda como algo fundamental dentro del desarrollo, del que se debe aprender.
    No obstante, el profesor en estas circunstancias, en muchas ocasiones no solo tiene que luchar contra la tradición educativa de los estudiantes, sino también contra el sistema educativo que, especialmente en secundaria, sigue evaluando a partir de exámenes, y si queremos ser coherentes también en eso, la evaluación debería cambiar. No tiene sentido que propongamos exámenes individuales, con ejercicios de huecos, etc., cuando el método que estamos utilizando es el colaborativo, en el que el trabajo se realiza en grupo, con actividades de reflexión.
    Pensamos que tanto en la evaluación como en la corrección es necesario no solo destacar los aspectos a mejorar, errores, etc., sino dar un feedback positivo, valorando los logros de los alumnos.
    Pensamos por eso, también, que es muy importante ayudar a los estudiantes a ser honestos con su propio aprendizaje, y que a veces es necesario pasarles algún tipo de cuestionario que contribuya a la reflexión sobre su propia actuación en la clase y sobre su proceso de aprendizaje. La creación de este tipo de cuestionarios lleva tiempo, pero no más que la preparación de un examen, e incluso, podemos proponer a los estudiantes que sean ellos quienes realicen las preguntas de esos cuestionarios.


    Bueno, que lo pasamos muy bien...
    Perdonad pero no recuerdo los nombres de todas las que estábamos: Lucía, Montse, Patricia... y Bea

    ResponderEliminar
  21. Por cierto, he visto el vídeo, Tom, ES FANTÁSTICO!
    ¿Cruel? Quizás... ¿pero no lo es también la vida?
    Lo digo porque no sé hasta qué punto, siempre esperar produce resultados satisfactorios... ¿Y si el adulto no hubiera sido coherente y no le hubiera entregado la segunda "nube"?
    ¿Cómo reaccionar ante esa frustración? Porque la realidad no siempre es coherente, ¿o sí?
    El caso, que lo que tenemos que aplicarnos a nosotros mismos es que debemos ser "coherentes" si no queremos generar frustración en nuestros alumnos...

    ResponderEliminar
  22. Habéis colaborado todos con mucha generosidad. Muchas gracias. Seguro que hay muchas ideas útiles en vuestros comentarios. Me quedo con lo de aplicarnos a nosotros mismos eso de ser coherentes... no es tan fácil, pero vale la pena.
    ¡Os deseo un coherente y feliz 2011!

    ResponderEliminar