21/11/10

Aprender en las redes sociables


Este fin de semana, viendo a Dolors Reig (@dreig) en su intervención en el Evento Blog en Sevilla. me llamó la atención su insistencia en definir a las redes sociales como redes sociables cansada, como ella misma explicaba, de la imagen oscurantista y distorsionada que a menudo se pretende dar sobre fenómenos como Facebook, Twitter o la propia blogosfera.

Es habitual, sobre todo en algunos medios de comunicación y bajo una concepción no sólo tecnofóbica sino conscientemente miope, presentar estas redes como espacios peligrosos o simplemente sobresaturados de información banal, aún siendo evidente que no ha habido en toda la historia de la humanidad un momento en el que la dimensión social de las personas haya tenido tantas posibilidades de crecer y desarrollarse de una forma tan simple como eficaz.

En todos los cursos y talleres en los que participo últimamente siempre comento que, en mi opinión, si no somos capaces de planificar una clase en Facebook, es que algo estamos haciendo mal como docentes. Teniendo en cuenta el altísimo grado de penetración que las redes sociales han tenido en tan poco tiempo sorprende que la reacción habitual a este comentario sea de incredulidad, cuando no de rechazo abierto.

Pensar que estos nuevos espacios personales no se pueden/deben aprovechar para desarrollar los procesos de enseñanza y aprendizaje es un error de bulto, porque ¿qué sentido tiene cerrar la puerta a la dimensión digital?

A vosotros ¿qué os parece la idea de usar Facebook o cualquier otra red como espacio de aprendizaje? ¿habéis probado alguna vez a aprovechar alguna de las herramientas que nos ofrecen? ¿pensáis que esto es sólo una ocurrencia más de profesores hipertecnologizados?

La imagen de este post tiene una licencia Creative Commons. Puedes consultar los créditos en este enlace.

58 comentarios:

  1. Soy de los que odian FaceBook (lo utilizo más bien poco) pero me encanta una excelente alternativa, que es Edmodo.

    Por estar disponible en castellano, por su sencillez, por lo fácil que es aprender a utilizarlo, porque se puede crear grupos privados y separados de "amigos de amigos" (no como en Facebook), por los excelentes resultados que me ha dado probándolo en clase, y por un montón de motivos más, ¡me encanta!

    ResponderEliminar
  2. Pues... yo ahora estoy haciendo un máster en nuevas tecnologías aplicadas al mundo de la educación. Primera sorpresa: cuando me piden hacen análisis de vídeos, artículos, opiniones, etc., en los que las redes sociales aparecen siempre mal paradas (!!??). Lo peor es que has de sacar pecho a veces para defender algo que de tan obvio... Yo hace años leí algún artículo en el que se culpaba directamente a las consolas de la mala socialización de algunos niños, y me parece que algo así está sucediendo ahora con las redes sociales. Malvados ha habido siempre, pero parece que ahora todos se han puesto de acuerdo en utilizar Internet, y por eso es necesario demonizar el medio en lugar de educar sobre sus usos.

    ResponderEliminar
  3. Si queremos desarrollar la dimensión social del alumno a la vez que su dimensión como aprendiente autónomo, no podemos ignorar las redes sociales. Hace poco, en un taller de competencia digital en Viena, Villatoro nos recordaba cómo los profes ELE tenemos esa deformación profesional en la que le vemos explotación didáctica a cualquier artículo, canción, folleto, catálogo, etc. Sin embargo, no hemos incorporado las herramientas digitales ni las redes sociales.

    Para dar ese salto, os animo a echarle un vistazo a la nueva configuración de grupos que ha desarrollado Facebook. No está nada mal.

    ResponderEliminar
  4. En el taller sobre Autonomía en el aprendizaje de ELE, Beatriz González y yo hablaremos sobre cómo hemos utilizado redes sociales en el aula con nuestros estudiantes. Presentaremos ejemplos con redes cerradas que pertenecen al ámbito académico, como la de UAB Idiomes en Ning pero también con redes como Facebook, donde consideramos que ya existe una conversación importante en la que los estudiantes participan todos los días.

    Os esperamos a todos en nuestro taller. ¡Id preparando vuestras preguntas y experiencias, aunque será genial ir compartiéndolas ya por aquí!

    ResponderEliminar
  5. Hola, creo que nadie puede obviar en estos momentos la importancia de la dimensión digital, los alumnos son consumidores y poroductores; muchos profesores utilizamos las redes sociales y nos ayudamos, colaboramos en proyectos, etc. No obstante tengo algunas dudas sobre la utilización de todo para la docencia. Una red social es una red de amigos, un espacio para compartir ¿no podríamos utilizar otras herrmientas para la clase? Tal vez en nuestro interés por didactizar, acabamos usando espacios que tienen otros objetivos, otras finalidades.

    ResponderEliminar
  6. Antonia nos dice: "¿No podríamos utilizar otras herrmientas para la clase?"

    Por eso (entre otros motivos) prefiero utilizar Edmodo: de esa manera, separo lo personal de lo profesional -- FaceBook para amigos, Edmodo para mis clases.

    Además, creo que los alumnos prefieren eso, no mezclar los dos...

    ResponderEliminar
  7. Es cierto que muchas veces decidimos no mezclar lo personal y lo profesional. Y a veces está bien. Pero creo también que cuando mezclamos estos dos ámbitos, aprender (y trabajar) es muchísimo más enriquecedor y divertido, precisamente por eso, porque llevamos lo que nos interesa, lo que nos importa, aquellos espacios en los que conversamos, al aula y a nuestro aprendizaje.

    ResponderEliminar
  8. Eso, Lola ¡ejemplos!

    Suponemos por el mero hecho de que están, y que todo el mundo las utiliza, que queremos utilizar las redes sociales para nuestras clases...

    Pero ¿para QUÉ...????!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Sí, Lola, pero te digo que he tenido alumnos que NO han querido hacer cosas en FB, o bien porque no tienen ni quieren, o porque dicen que no quieren utilizarlo para clase...

    Por eso (entre otras cosas...) he pasado a Edmodo: allí tienes un entorno muy en la línea de FB (y de Twitter), pero completamente separado y privado.

    ResponderEliminar
  10. Yo también he tenido estudiantes que no quieren utilizar FB en clase. Yo tampoco quiero como profesora a veces y como estudiante supongo que dependería del caso. Tampoco vamos a hacer que un estudiante utilice FB si no quiere, obviamente. Pero hay opciones para utilizar FB en clase que te permiten mantener la privacidad, no ver el perfil de la otra persona, etc.

    Como profesores de lengua, ¿debemos enseñar también estas cuestiones de privacidad en la red, de identidad digital, qué supone escribir en un entorno público, etc? Mi respuesta es que sí. Abro el debate ;)

    ResponderEliminar
  11. Hay un pase previo: ¿todo el mundo quiere utilizar FB?

    Si UNO dice que no, clase en la cual no utilizaremos FB.

    ResponderEliminar
  12. Pues no veo dónde está el problema. Si el grupo quiere trabajar en Facebook, lo hace, y si prefiere alternativas como Edmodo, pues estupendo. Creo que si tenemos herramientas variadas, mucho mejor. Cada una con sus ventajas y sus inconvenientes.

    ResponderEliminar
  13. El problema es de privacidad: si uno no quiere, el profe no le puede obligar, y tampoco le puede excluir de la actividad.

    ResponderEliminar
  14. Pero no hay que ignorar que son plataformas donde muchísimos chicos se mueven como pez en el agua. Algunos se olvidan el boli, pero no de apagar su móvil con conexión a Internet, para ellos es el lenguaje natural y la manera de relacionarse.

    ResponderEliminar
  15. Chicos = ¿menores de 18 años, Amelia? Paso #2: permiso paternal por escrito, al menos en la escuela donde trabajo (y con razón)

    ResponderEliminar
  16. Creo que en el tema de la privacidad intervienen algunos factores: la personalidad del profesor, para qué se use la herramienta, el perfil de los alumnos, el contexto en que se enseñe.
    Yo lo uso hace poco, pero por mi situación utilizo mi propio perfil de Facebook y los grupos son abiertos. Quizás con otros grupos lo habría hecho de otra manera.

    ResponderEliminar
  17. Bueno, mis chicos están más creciditos. De momento, no trabajamos con menores. Pero, lo que quiero decir es que muchas de estos espacios pertenecen a su día a día, lo que nos queda es integrarlos.

    ResponderEliminar
  18. Hola,
    Yo he probado con bastante éxito el uso de Twitter para una clase de conversación de español. Aquí está una presentación que hice contando mi experiencia (en inglés): http://www.slideshare.net/mundaysa/learning-to-speak-through-writing
    Pero sí estoy de acuerdo con lo de crear un espacio un poco diferente para la clase, por eso tengo dos cuentas de Twitter, una más profesional/personal y otra para estudiantes. Y si mis estudiantes fueran menores de 18 años, sin duda usaría Edmodo.

    ResponderEliminar
  19. Como sabéis, además de las redes sociales generalistas, existen precisamente las que están especializadas en el intercambio lingüístico. A mí me parecen una estupenda herramienta para el aprendizaje informal y autónomo. Os dejo como ejemplo una red en la que yo participio: www.contactsfrancophones.com, dedicada al intercambio entre francófonos y aprendientes de francés (mi caso). Sencilla y sin trucos: altamente recomendable.

    ResponderEliminar
  20. Tengo la sensación de que este debate está entrando en un bucle. No creo que el problema sea tanto qué utilizar en clase, sino cómo utilizarlo. Lo bueno es poder rentabilizar lo que alumnos y profesores ya saben utilizar. Si las redes sociales están a nuestro alcande, son de uso fácil y vemos que podemos utilizarlas con algún fin, ¿dónde está el problema? Lo único que pienso es que no deberíamos ser extremistas en nuestras propuestas didácticas.

    ResponderEliminar
  21. Anoto una de las ideas de Lola: "Como profesores de lengua, ¿debemos enseñar también estas cuestiones de privacidad en la red, de identidad digital, qué supone escribir en un entorno público, etc? Mi respuesta es que sí. Abro el debate ;)". Yo trabajo con adultos y mi respuesta es que no a parte de lo que ella comenta. Sí que hemos de enseñar a escribir en ámbitos públicos (profesionales, académicos, etc.) y privados, sí que hemos de propiciar que desarrollen su competencia digital, pero las otras cuestiones que mecniona considero que ya se escapan de mi tarea, es más por eso decidí trabajar con adultos.

    ResponderEliminar
  22. Mari Puri nos dice: "¿dónde está el problema?"

    Creo que tú nos lo estás señalando, Mari Puri: "¿cómo utilizarlo?"

    El "peligro" de las redes sociales es ése: todo el mundo las utiliza, ergo yo, profe de ELE tambíén las voy a utilizar.

    Pero ¿para qué...?

    (Si no habéis visto la presentación de Pilar, os lo recomiendo...)

    ResponderEliminar
  23. Aquí (en inglés) un proyecto del cineasta Tim Burton que utiliza Twitter, y que se podría adaptar facilmente para nuestras clases.

    ResponderEliminar
  24. ¿Usan tus alumnos FB? ¿No? Pues déjalos tranquilos.

    Pero si la respuesta es SÍ, y éste es mi caso, pues... comunica con ellos por los medios que ellos comunican.

    Montar cosas "extra" que nadie usa en su vida cotidiana y pretender que la gente "te venga a buscar" es ineficiente.

    (Ay, que agusto que agustito se queda uno usando la palabra "eficiencia" en alguna de sus formas).

    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Totalmente de acuerdo con Carlos. También es el caso de los míos, lo usan, les gusta y van a aprender con él si lo usan en español.

    Desearía que siguiesen usando una herramienta (o varias si tengo suerte) para aprender español después de que termine el curso. Opté por Facabook porque tenía miedo de que no volvieran a utilizar otra que no está en sus vidas y que su entorno no usa.

    De todos modos es cierto que lo verdaderamente importante es el "para qué", eso determina el resto (ya lo habéis dicho antes).

    ResponderEliminar
  26. En referencia a lo que decía Carlos, completamente de acuerdo. Además, si tus alumnos no usan FB es que no tienen acceso a Internet, o quizá porque tienen un problema social.
    Saludos

    ResponderEliminar
  27. "Si tus alumnos no usan FB es que no tienen acceso a Internet, o quizá porque tienen un problema social..." ?????!!!!!!

    Y ¿qué pasa, Juanma, si simplemente no quieren utilizar su FB para la clase? O si no tienen FB ni quieren abrir uno...

    ResponderEliminar
  28. Si damos por bueno los 500m de usuarios de FB en el mundo, ya que (segun wikipedia) hay 1100m de internautas, la mitad de tus clases van a quedar excluidos, Juanma.

    ResponderEliminar
  29. Aquí en la web de TechLearning.com (en inglés pero os la recomiendo mucho), una encuesta que se supone entre profesores:

    El 0% (de, en este momento, 635 respuestas) no tienen FB.

    19% lo utilizan muy poco.

    El 73% lo utilizan pero son "muy selectivos" a la hora de acceptar o no nuevos "amigos"

    Y el 8% acceptan a quien sea...

    Podréis fácilmente comprobar si las estadísticas son similares en vuestras clases... Preguntadles si estarían dispuestos a utlizar FB o no para una actividad de clase: sería interesante compartir aquí los resultados.

    No tengo estadísticas de los míos pero sé que tengo personas en clase que NO estarían dispuestos a hacer cosas en FB, y yo no obligaría a nadie a hacerlo, ni haría ninguna actividad en las redes sociales en el caso de tener UN estudiante no dispuesto a hacerlo.

    ResponderEliminar
  30. Pues, veo "estas redes sociables" como una posibilidad más, pero no me siento ni mejor,ni peor profesor por el hecho de utilizarlos como herramienta de aprendizaje en el aula. Para mí, no es nada más que una posibilidad más a la hora de plantearme una clase. Por otra parte, me parece injusto que algunos profesores fascinados por estas redes, emitan con cierto desdén peyorativo juicios de valor, hacia los profesores de cierta edad que no creen en ellas. Personalmente he aprendido mucho de alguno de ellos y no los cambiaría por nada.

    ResponderEliminar
  31. Como toda herramienta, la cuestión es que haces con ella, cómo la usas. Un uso inteligente de una red social es la instalación de una aplicación que se puede agregar al perfil que publica automáticamente la palabra o frase del día, en español con traducción al inglés y un ejemplo. Además es una buena forma de promocionar el aprendizaje de español.

    ResponderEliminar
  32. Despues de haber leido todos estos interesantes comentarios debo decir que las redes sociales que efectivamente se puede considerar como una forma bastante atractiva de promocionar y de aprender español. No podemos olvidar que las jovenes generaciones han crecido con todo esto y que por lo menos, de alguna manera, les obliga a leer y escribir. Lo que no me convence es el hecho de que se cometan faltas de ortografia y errores garrafales como a veces se ven.
    En general, estoy a favor.

    ResponderEliminar
  33. Las redes sociales pueden ser una herramienta más a utilizar en el aula, al igual que un blog, un correo electrónico o un simple foro, por decir algunas. Facebook debe de ser un medio y no un fin en sí mismo. Aplicar esta tecnología en el aula no nos debe parecer tan alarmante, siempre y cuando se enseñe las aplicaciones reales de una red social. Comparto la idea de Lola Torres en mostrar al alumno las reglas del juego (privacidad, entorno público… y otras nociones relevantes para un uso correcto de la tecnología). Lamentablemente, el acceso a Internet por parte del alumnado no está del todo generalizado y todavía queda un pequeño camino para conseguirlo.
    Presentáis manifestaciones apocalípticas y posiciones integradas, recordando a Umberto Eco, con argumentos a favor y otros en contra. Lo nuevo siempre ha tenido detractores. Nuestro reto es aplicarlo desde una perspectiva docente, desde la creencia que se puede.
    Integrar las nuevas tecnologías en nuestras aulas es un objetivo que está por llegar. A veces imagino una tableta en posesión de cada alumno, cuyos libros de texto (sin el dominio de las editoriales) están en este soporte y no en las espaldas de mis alumnos, donde el papel se convierte en algo digital y los trabajos puedan ser enviados de forma instantánea al profesor. Si toda la tecnología está, ¿por qué seguimos con la tiza?
    Liza Minelli ya lo sabía: “Money, money, money…”

    ResponderEliminar
  34. Permitidme una reflexión y un pensamiento crítico en voz alta...

    Considero las nuevas tecnologías y herramientas que en la actualidad tenemos como formidables e innegociables. Éstas nos pueden otorgar una nueva dimensión y una nueva forma de entender la docencia pero ¿estamos preparados? ¿están nuestros alumnos listos? ¿nos lanzamos al abrigo de esta nueva corriente dejando de lado la enseñanza tradicional? ¿saben nuestros alumnos escribir y leer correctamente con papel, lápiz y libros, como para ofrecerles estos nuevos medios? Es mas...¿debemos invertir las horas de docencia en los centros escolares en nuevas tecnologías o reforzar los aprendizajes tradicionales?

    Dudo y dudo mucho. Quizá el miedo a lo desconocido nos haga frenar y negar el futuro, un futuro que está aquí, pero permitidme que cuanto menos dude sobre la posibilidad dar una clase por facebook o cualquier otra red social. Como concepto o teoría me parece fantástico pero actualmente la realidad de las aulas es otra, por desgracia diametralmente opuesta.

    Mientras tanto seguiremos trabajando por integrar en nuestras sesiones la enseñanza tradicional con las nuevas tecnologías a través de webs educativas, blogs o programas informáticos que no es poco.

    Saludos a tod@s, Gabriel.





    Mi visión como docente y mi experiencia me dice que la inclusión de las tecnologías a las aulas tiene una enorme potencial que a la vez lastra otros aspectos del aprendizaje.

    Nuestros planes educativos están llenos de objetivos a conseguir

    ResponderEliminar
  35. Pero, ¿se trata de "dar una clase por facebook o cualquier otra red social"?

    ¿O es más bien aprovechar las nuevas herramientas para añadir "una nueva dimensión" a una clase que quizás no sea tan diferente a las clases de hace 10 (o 20) años, solo que los alumnos disponen de herramientas más modernas (y más comunicativas, y más participativas, dicho sea de paso).

    Si los profes estamos preparados, en muchos casos sinceramente lo dudo; si los alumnos están listos, ¡llevan ya varios años a la espera, impacientes de que los profes nos pongamos al día!, máximo si hablamos de chavales de 18 años o menos.

    ResponderEliminar
  36. Hoy dí, tanto las redes sociales como cualquier otro medio de comunicación, interacción y/o aprendizaje debería formar parte ya de una realidad admitida y superada.

    Se hace necesario el desprendernos de alguna ideas "prefabricadas" y de algunos tópicos con los que intentamos distandiarnos del resto, como: yo no tengo Facebook porque todo el mundo lo tiene".

    Que son una realidad social, no podemos ni debemos negarlo, pero todo depende del uso que al final acabemos dando a las posibilidades que esto que llamamos "modernidad" nos ofrece.
    Para mí la problemática no está tanto en la precedencia de los medios o fuentes de aprendizaje (Facebook, Twitter, etc.) como en la continuidad en el uso que hacemos de ellos, es decir, que no sea una actividad esporádica y excepcional en un aula o que un blog cese en su actividad a los pocos meses de ser creado. Sin olvidar, claro está, que es imprescindible disponer de medios suficientes (dinero) para poder integrarlos y llevarlos a cabo en centros escolares, por ejemplo, muchos de los cuales están varios pasos por detrás tecnológicamente hablando.
    Un saludo, Lidia.

    ResponderEliminar
  37. Es obvio que el modelo vigente del sistema educativo debe de dar un salto hacia otro basado en el desarrollo de la competencia digital. Los entornos virtuales constituyen un reclamo hacia la creación de comunidades de aprendizaje cada vez más necesarias en el progreso social, económico, educativo, etc. En este sentido, la creación de redes sociales de comunicación, como Facebook y otras similares,deben de ser un instrumento que facilite y potencie la didáctica en el aula, esto es, tanto en el quehacer docente como en el del alumnado.
    Las nuevas tecnologías al servicio de la educación son una apuesta de futuro que requieren un elevado esfuerzo inversor por parte de la administración a la par que una continua formación en el uso estas tecnologías. Sin duda cabe educar al alumnado en su empleo de modo eficiente y permanente acorde a sus necesidades e intereses,téngase en cuento el éxito de modelos de móvil y tabletas que salen al mercado (ej. iPods). En todo caso, a pesar de que el medio escolar va por detrás de los nuevos ingenios interactivos hemos de ser capaces de utlizar las aplicaciones que nos ofrece la red, seleccionando lo más práctico, sencillo y barato.
    En definitiva, estoy a favor del uso racional y didáctico de las nuevas tecnologías.

    ResponderEliminar
  38. Hablamos de la utilización de las redes sociales como una herramienta más, como un medio no como un fin en la educación,... pero en ninguna de las opiniones se escribe en qué alumnos estamos pensando? En primaria, en secundaria, en la universidad,? Pienso que lo primero es pensar en los destinatarios y en su nivel madurativo y desarrollo intelectual no para navegar y disfrutar de cualquier red sino para buscar y seleccionar la información necesaria para el cumplimiento de los objetivos propuestos.

    ResponderEliminar
  39. Evidentemente lo que haremos en las redes sociales con niños (y ¿por qué no?) va a ser diferente a lo que haremos con adolescentes o adultos. Pero allí está la cosa: ¿qué vamos a hacer?

    Para escolares, tenemos herramientas como Edmodo (¡lo recomiendo mucho!) y van saliendo otras herramientas diseñadas especialmente para jóvenes, como es el caso de p.ej. kid-cast.com.

    ResponderEliminar
  40. No podemos ignorar las redes sociales como un medio de comunicación de masas que adquiere cada vez mas relevancia en la sociedad actual y en mi opinión puede ser usado en el aula como una herrameintas más. Hace unos años nos carteabamos con alumnos de otras escuelas, después haciamos lo mismo con los e-mails y en la actualidad son las redes sociales el medio mas popular, por ello no está de más hacer conocer a nuestros alumnos de sus pros y sus contras y educarlos para un uso crítico y responsable de los mismos.

    ResponderEliminar
  41. Las redes sociales con su apertura hacia una comunicación global no debe ignorar la realidad educativa tanto por la plena y directa relación como por las ventajas que ofrece. No podemos olvidar que tanto la educación y el aprendizaje son procesos de comunicación, y debemos seguir sus pasos. Sin embargo, del mismo modo que a la hora de desplegar una información adecuamos el lenguaje, las estructuras y el vocabulario empleados, el uso de las redes sociales no es diferente. Considero lícito el uso de estos medios en la práctica de un lengua como modo de aprendizaje porque... ¿cómo desarrollar una lengua sin contacto con sus usuarios? Estas plataformas ofrecen esa posibilidad, pero siempre con unos claros objetivos, un rigor, responsabilidad, educación y toma de conciencia del uso de los mismo.

    ResponderEliminar
  42. Hola!

    A lo largo de mis años de docencia he ido cambiando e intentando amoldarme a las nuevas situaciones de enseñanza/aprendizaje. He ido utilizando material de la red para las clases y para proyectos o tareas finales que mis alumnos deberían realizar al final de la unidad en cuestión. Utilizamos el correo eléctronico para pasarles información y ellos me envían sus redacciones y preguntan dudas, pero sigo sintiendo MIEDO cada vez que tengo que meterme en un aula a utilizar internet. Esta mañana no he podido pasar las faltas a Educarm, y ayer no pude conectarme a youtube para ver un vídeo. Todo esto lo soluciono bien con un plan B, bien bajando el material previamente a mi ordenador, pero, ¿utilizar FB para dar una clase? Sinceramente, no me siento preparada. He asistido recientemente a unas jornadas sobre esto con Isabel Pérez y ahora estoy haciendo un curso y empiezo a ver nuevas posibilidades, pero, no utilizaría facebook para una clase, ni acepto a mis alumnos en mi cuenta personal de facebook. ¿Me crearía una nueva cuenta y haría tareas fuera de clase con ellos? Puede ser, pero necesitaría aprender más sobre el tema

    ResponderEliminar
  43. considero que el facebook y demás redes sociales permiten al alumno poner en práctica la lengua que se está aprendiendo y tomar contacto con los nativos con los cuáles el aprendizaje de su idioma y cultura es más directo y emocionante. Yo me crearía un perfil en facebook donde pondría todo mi material para mis clases de inglés. Además buscaría otros maestros de inglés para crear un grupo e intercambiar todo tipo de materiales didácticos como estrategias de enseñanza aprendizaje, opiniones e ideas para mejorar las actividades.

    ResponderEliminar
  44. Creo que es tan correcto estar de acuerdo con el uso de las redes sociales en el aula como no estarlo. Es posible que aún sea un poco pronto para dominar esta materia, y más si tenemos en cuenta todo lo que trae consigo su uso fuera del aula entre adolescentes y no adolescentes, desde sucesos desagradables hasta el deterioro de la lengua. Pero como ya se ha comentado, es una herramienta que da mucho juego,entre otros aspectos, como medio para que nuestros alumnos se comuniquen con personas de otros paises con el consecuente beneficio lingüístico que esto conlleva.Quizá utilizar en clase aquello que ellos conciben como un mero entretenimiento del que ya muchos no pueden prescindir haría que se normalizara en gran medida el papel que juegan las redes sociales en nuestro entorno. Tomo nota de las ideas aquí aportadas y creo que ha llegado el momento de probarlo en clase... intuyo que será toda una experiencia!!

    ResponderEliminar
  45. ¿Puedo proponer que no hagamos comentarios anónimos aquí...?

    En mis clases, sea cual sea la herramienta (blogs, Edmodo, FB, foros de cursos online...), siempre insisto que mis alumnos hagan uso de sus nombres reales, y que pongan fotos de perfil.

    ¿Se puede participar en, formar parte de, las redes sociales, entre profesores y alumnos, dentro de grupos que son pequeñas comunidades sociales, que son una clase, y conservar el anonimato?

    Personalmente, creo que no. O ¿no nos interesa con quién dialogamos?

    Probadlo en vuestras clases, con grupos "anónimos" y grupos con caras y nombres: ¿en cuál de los dos da más gustar participar?

    ResponderEliminar
  46. Hola, Tom:

    Siento publicar este comentario bajo el perfil de anónimo. Perdona mi supina ignorancia acerca del resto de perfiles posibles: soy bastante novato en la cuestión. Me llamo Jesús, soy profesor de enseñanza secundaria y tras ver el tema del debate y leer someramente las opiniones emitidas no me resisto a dejar constancia de la mía. Si he entendido bien, se trata de usar FB, Twitter o cualquier otra plataforma o red social para el aprendizaje de ELE. No como herramienta exclusiva, sino como un aspecto más de la enseñanza y el aprendizaje de la lengua.

    Personalmente carezco de perfil en FB, ni en Twitter, ni tengo blog. A lo más que he llegado ha sido a participar en algún foro. Nunca he involucrado, por tanto, en mis clases el uso de las redes sociales. Lo cual tampoco quiere decir que no lo vaya a hacer en un futuro.

    Te preguntas en un post anterior, Tom, "qué vamos a hacer" con este tipo de recursos.Y en otro te haces la pregunta de "para qué". Pues no se trata de sustituir la clase "tradicional" por una sesión de FB, por ejemplo, sino de integrar las redes sociales en la clase. Desde mi muy humilde experiencia y opinión, veo una concreta utilidad a las redes sociales en la enseñanza de lenguas: creo que pueden servir para mejorar la expresión escrita de los usuarios, al poder entrar en contacto no sólo con estudiantes de una lengua sino también con hablantes (es decir, "escribientes") nativos. Precisamente quienes estamos en la enseñanza sabemos que la expresión escrita de nuestros alumnos deja mucho que desear (también la expresión oral, claro está). Y no me refiero sólo a la simple comisión de faltas de ortografía: aludo a otras carencias, tanto o más graves si cabe, tales como anacolutos, falta de vocabulario, simplicidad de expresiones, incapacidad de articular adecuadamente un pensamiento o idea... Y si esto sucede en la lengua materna, ¡qué no va a suceder en el aprendizaje de una lengua extranjera! Quizás la pertenencia a un grupo que se comunica a través de una red social puede ayudar a mejorar la expresión y la comprensión escrita: no sólo es estimulante dicha pertenencia, sino también el poder contar con el ejemplo a seguir de algún miembro (o varios, o todos) del grupo.

    De todos modos, opino también como Lola Torres: ojo con las cuestiones de privacidad, de identidad digital y de los límites propios de escribir en un entorno que es público. El problema del uso de estos recursos en el aula es la tenue frontera que puede acabar dándose entre lo personal y lo académico. ¿No puede suceder que lo virtual termine por devorar lo real? Si esto pasa, es que lo que debía ser sólo un medio se ha convertido en un fin. De todos es sabida la adicción que estas nuevas tecnologías pueden provocar, sobre todo, en alumnos de ciertas edades. Una premisa, por tanto, inexcusable: dejar siempre bien claro para qué se va a utilizar la red social.

    Saludos de Jesús.

    ResponderEliminar
  47. ¡Hola a todos! El comentario que voy a realizar sobre las redes sociales dentro de la enseñanza de una lengua extranjera viene dado desde mi más profunda ignorancia sobre estos asuntos(como comenta Jesús en una entrada anterior).
    ¿Qué utilidad se me ocurre a mí que pueden tener Facebook, twitter,etc dentro del aula? La primera respuesta lógica sería la de instrumento motivador, que no es poco, porque, como todos sabemos ,la motivación es el motor que nos llave a acometer cualquier tarea que nos propongamos.
    El usar algo en clase que es novedoso en el aula pero que no lo es en la vida personal de nuestros alumnos, podría servirnos para que se animaran a comunicarse con hablantes nativos, con el consiguiente progreso en la lengua objeto.Con esto estaríamos ante un avance en la lengua escrita, sin embargo, si en dicho uso de la expresión escrita los alumnos cometen errores y nadie los corrige estos errores formarán parte de la interlengua de los alumnos.
    ¿Y qué pasará con la competencia oral?
    ¿Cómo se evaluarán las tareas que se realicen por medio de las redes sociales? Se supone que el profesor srvirá de monitor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  48. Una cosa es utilizar las redes sociales tipo twitter o facebook para mantenerse conectado de manera barata (para los adolescentes) en vez de a un móvil, a un portátil, PDA, sobremesa, tableta o Iphone y otra cosa es trabajar en clase con esas redes. Sí, como medio de comunicación servirían, pero no para transmitir contenidos curriculares. ¿ Quien corrige o controla lo que envía Pepito a Jaimito en un post privado?. En un programa didáctico se puede hacer, un hilo de una conversación, un foro o un blog, pero en una red social… es demasiado frente a lo que realmente necesitamos en la enseñanza.

    ResponderEliminar
  49. A ver:

    "Sí, como medio de comunicación servirían, pero no para transmitir contenidos curriculares..."

    Perfecto, ¿no? Yo eso no lo veo como un problema. Las redes no SOLO sirven para "transmitir contenidos" (y no creo que tendríamos que seguir pensando en esos terminos).

    "¿Quien corrige o controla lo que envía Pepito a Jaimito en un post privado?"

    Mi respuesta: nadie. No se trata ni de corregir ni de controlar, sino de servirnos de las redes sociales para (practicar) la comunicación.

    ¿Qué es "lo que realmente necesitamos en la enseñanza"/en ELE? (1) ponernos al día; (2) motivarles a los alumnos; (3) encontrar qué uso podríamos hacer de las nuevas herramientas para lograr el objetivo de siempre (que lleguen a hablar bien el idioma); es decir, el objetivo de siempre pero SIN necesariamente seguir el modelo de siempre: yo presento, tú escuchas, tú repites, yo TE VOY A CORREGIR LOS ERRORES (!!!!!)

    ResponderEliminar
  50. Las redes sociales disponen de muchos usos. Hay personas que sólo las utilizan para mostrar la vida tan interesante, divertida, fabulosa... que llevan y la gran cantidad de "amigos" que tienen.
    Pero las redes sociales no sólo tienen este uso. Nos permiten comunicarnos, compartir, organizar encuentros en grupo...
    Debemos conocer los diferentes usos para saber si nos son útiles para nuestro trabajo y nuestra vida.
    No obstante, en mi opinión, no me gusta el uso de las redes sociales en clase. A mí no me gustan las redes sociales y no quiero abrir ninguna cuenta. No me gustaría que mi profesor me obligase a abrir una. Creo que es de libre elección tener o no tener una cuenta en facebook, tuenti, etc.
    Parece que no entrar en las redes sociales no es normal. Que debemos seguir a la manada sin pensar. Pues tengo una sorpresa: ¡Somos seres humanos! Y tenemos criterio propio para decidir qué queremos en esta vida.
    Me encanta una canción de Tote King que critica esa parte de las redes sociales que trata de la exhibición del ego. Aquí dejo el enlace para escucharla en el youtube: http://www.youtube.com/watch?v=Gm4aGPsICTE

    Yo creo que el uso de las redes sociales en educación debería ser opcional.

    ResponderEliminar
  51. Jeje, ¡divertido el video ,-)!

    Yo tampoco soy gran fan de las redes para según qué uso. Y jamás obligaría a un alumno a entrar ni haría uso de FB (o cualquier otro) si supondría que alguien quedaría fuera del grupo.

    Para los que sois usuarios habituales de FB os costará creerlo pero en cada grupo de adultos que tengo hay al menos 1 que no quiere; y en cada grupo de adolescentes hay un padre que no quiere que yo esté en contacto con su hijo/a (para comprenderlo, hay que ser padre).

    Por eso recomiendo Edmodo, no Facebook, donde tienes (casi) lo mismo, pero en privado.

    ResponderEliminar
  52. tengo que reconocer que utilizo las redes sociales para comunicarme con mis amistades, familiares, pero nunca le daria mi direccion de red social a uno de mis alumnos ya que ellos son parte de mi trabajo y no debemos de mezclar a los niños o adolescentes que son alumnos tuyos en este tipo de cosas. tenemos que saber diferenciar.

    ResponderEliminar
  53. En mi humilde opinión, debo decir que pensando en la enseñanza a alumnos extranjeros, no estaría nada mal motivarlos al aprendizaje con las redes sociales. Lo que creo es que los docentes no estamos (en general), formados o preparados para fundir/unir los contenidos de la enseñanza tradicional con las redes sociales.
    Lo que yo haría (después de formarme, claro), sería crear un tipo de red social reducida sólo para mis alumnos (tipo blog, etc), en el cuál todos mis alumnos podrían acceder, realizar actividades motivadoras y poder comunicarnos los unos con los otros para resolver dudas.
    No veo conveniente a estas edades (y me refiero sobre todo a Primaria), introducir a los alumnos a un campo tan abierto como son las redes sociales, como lo es Internet.

    ResponderEliminar
  54. El uso de las redes sociales en el aprendizaje de lenguas extranjeras ( y en la enseñanza en general) me parece adecuado y muy interesante, siempre y cuando hagamos un buen uso de ellas. Debemos plantearnos si su presencia está o no justificada dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje, atendiendo siempre a las características de nuestro alumnado y sus necesidades.
    Lo que está claro es que si pretendemos educar a nuestros alumnos globalmente, y desarrollar entre otras, la competencia digital, para que sean competentes en la sociedad actual, no podemos dejar a un lado este tipo de recursos. Se debe educar con los medios (como instrumentos de información y comunicación) y para los medios (como contenido educativo, sobre su uso). Existen diferentes tipos de redes sociales, pero principalmente podríamos clasificarlas en dos grupos: horizontales, en las que la información del usuario está abierta a la red (Facebook, Twitter, Tuenti...); y verticales, que permiten un acceso más restringido de usuarios, entre las cuales se encuentran las redes sociales educativas (Edmodo, Twiducate..). El uso de unas y otras puede sernos de gran utilidad, dependiendo de los casos. Es posible, que en su puesta en práctica, surjan problemas (de uso y abuso), pero el profesor también debe educar en estos aspectos, y por el camino descubrir que también son una herramienta que puede apoyar las explicaciones del profesor, favorecer intercambios entre los alumnos y entre el profesor y los alumnos, desarrollar la participación y la autonomía personal, etc.

    ResponderEliminar
  55. ATENCIÓN A partir de ahora, está activada la moderación de comentarios.

    En esta entrada SOLO se publicarán los comentarios que llevan nombre. NO se publicarán los comentarios anónimos. Ver también mi comentario del 31 de octubre.

    Os pedimos también que propongáis tareas concretas que los alumnos podría hacer en las redes sociales. Ver mi comentario del 26 de octubre.

    ResponderEliminar
  56. En el Encuentro de Barcelona de la semana pasada, uno de los debates fue "Facebook ¿sí o no? y ¿para qué?", una idea que se nos ocurrió en parte por el interés que ha despertado esta entrada.

    En el blog de Formación ELE, podéis ver un resumen de lo que se dijo.

    ResponderEliminar